17 ESPECIES DE LA FAUNA VALENCIANA ESTÁN EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Publicado el

Aguila Pescadora (Pandion haliaetus). SeoBirdlife

La biosfera valenciana ha alcanzado las 69 especies amenazadas

La biosfera valenciana es hogar de una gran variedad de especies animales, de las cuales actualmente 69 están amenazadas debido al cambio climático, la mano del hombre y la introducción de especies invasoras en su hábitat natural. Es más, según el Catálogo Valenciano de Especies de Fauna Amenazadas (CVEFA), 17 de estas especies están en peligro de extinción.

El catálogo CVEFA surgió a raíz del decreto 32/2004 por la Generalitat Valenciana y originalmente incluía un total de 54 especies vulnerables. El primer catálogo llegó en 2012 y ha continuado hasta la actualidad con un aumento en el número de ejemplares amenazados. Este informe hace seguimientos anuales del número de población de estos con los datos que dispone. Por este motivo, cuanto más largo sea el periodo de seguimiento de cada especie, más robustos serán los datos. Un ejemplo sería el seguimiento de las aves acuáticas, que lleva desde 1984.

Aguilucho Cenizo (Circus pygargus), especie amenazada en la Comunidad Valenciana

Los resultados de este informe están basados en dos tendencias, a largo y a corto plazo. El seguimiento a largo plazo empezó en 1994, cuando los programas de seguimiento comenzaron a ser similares a los actuales. El seguimiento a corto plazo comenzó para algunas especies en 2004, cuando la Generalitat Valenciana comenzó con el Catálogo Valenciano de Especies de Fauna Amenazadas.

Desde 1995 hay una tendencia al aumento de la población de las especies amenazadas, pero que en los últimos años ha disminuido lo suficiente hasta llegar al estado inicial.

Los datos proporcionados por la Generalitat Valenciana muestran que a largo plazo el 40,8 % de los ejemplares amenazados mostró una tendencia poblacional de incremento, mientras que a corto plazo la cifra disminuye al 34,7 %. Esto quiere decir que desde 1995 hay una tendencia al aumento de la población de las especies amenazadas, pero que en los últimos años ha disminuido lo suficiente hasta el estado inicial.


Cambio respecto a 1995 (porcentaje de variación respecto al inicio) de la fauna catalogada en el periodo 1995-2018.

Las aves acuáticas son el grupo que experimenta un mayor crecimiento a largo plazo. Algo que no coincide con su tendencia a corto plazo, ya que experimenta el mayor descenso dentro de las aves. En líneas generales, la gran mayoría de las especies del catálogo vive un descenso a corto plazo. Un ejemplo claro es el del aguilucho cenizo, cuyo número de parejas ha descendido año tras año desde 2012. El único grupo que presenta un incremento positivo tanto a corto como largo plazo es el de las aves marinas.

El número de especies introducidas en el Banco de Datos de Biodiversidad de la Comunidad Valenciana (BDBCV) ha pasado de 780 registros incorporados a 904. Esta cifra ha crecido progresivamente desde la aprobación del Catálogo Valenciano de Especies de Fauna Amenazadas con el decreto 32/2004. 

Con el paso de los años, las especies amenazadas han sido incorporadas en categorías según su crecimiento. Aquí hay un intervalo de categorías que va desde un incremento fuerte a un declive fuerte. A partir las previsiones actuales de este informe, las especies que han sido catalogadas con un declive fuerte están en riesgo de reducir a la mitad su población en 15 años. En cambio, aquellas que han sido catalogadas con un incremento fuerte puede que doblen su población en 15 años. Estos índices ayudan a los expertos a orientar la gestión de las especies amenazadas, sobre todo porque muchas de ellas viven en los mismo hábitats. 

Murciélago grande de herradura (Rhinolophus ferrumequinum), especie amenazada en la Comunidad Valenciana

Dentro del Catálogo Valenciano de Especies de Fauna Amenazadas, hay una división de la fauna en dos grupos, aves y no aves (mamíferos, anfibios, invertebrados…). Dentro de las aves, el ejemplar con mayor declive fuerte es Camuchuelo trompero o Bucanetes githagineus, que de 2017 a 2018 ha pasado de ocho parejas a una. Dentro del otro grupo, es el murciélago mediano de herradura o rhinolophus mehelyi, una de las pocas variedades de murciélagos que no ha experimentado un crecimiento. Por otro lado, hay especies como el Cangrejo de río europeo o austropotamobius pallipes, que no ha parado de crecer desde 2003. Además, este año ha alcanzado sus máximos históricos tanto en población como en número de hábitats ocupados.

El número de especies amenazadas y su descenso a nivel de población continuará creciendo si no desaparecen las principales causas de este efecto. Entre ellas están la pesca accidental, para la cual la Generalitat Valenciana ha creado protocolos de acción a seguir en caso de que ocurra. Cuando un pescador encuentra una tortuga marina no debe devolverla al mar, debe llamar al 112 para que las autoridades competentes actúen. También está la presencia continua del ser humano en sus hábitats, las transformaciones de los hábitats donde estos se alimentan, la contaminación por los pesticidas y los incendios forestales. Todas estas causas han afectado a animales como los murciélagos. Actualmente, hay 21 especies distintas en la Comunidad Valenciana, de las cuales 2 están en peligro de extinción y 7 en estado de vulnerabilidad.

La situación de la fauna valencia está en serio peligro, por ello muchos expertos están empleando distintas medidas para buscar una solución. Algunas aves ya extintas en la Comunidad Valenciana han sido repobladas gracias a la introducción con ejemplares de la misma especie pero que habitan en otras comunidades. Otro caso sería la creación de refugios y la reintroducción de la especie criada en cautividad, como es el caso de la tortuga mediterránea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *